¿Vas a las tiendas y no encuentras nada? ¿Compras cosas que no te pones?
¿Qué tal si revisamos ése armario y vemos qué es lo que realmente te hace falta y cómo podemos amortizar lo que ya tienes? El fondo de armario va vinculado a nuestro estilo de vida, nuestras actividades y sobre todo nuestro estilo y personalidad. Los cambios fisiológicos, de trabajo o la madurez que vamos adquiriendo con la edad deben ir en consonancia con nuestro guardarropa. Si sientes la necesidad de cambiar y no sabes cómo hacerlo, cuenta conmigo y verás que juntas lo logramos.