Vestidas para triunfar

By Permalink 0

Por suerte el “Power dress” preconizado por los americanos durante la década de los 70 y 80 ahora está de moda. Y aunque ya queden pocas que vayan de riguroso traje oscuro a la oficina, el elegant dress code está resurgiendo.

Modas a parte, en el subconsciente de todos (o casi todos) existen unas normas básicas a la hora de vestir, un mínimo código indumentario, fundamental para la que quiera ganar puntos como empleada y confianza en si misma:

  1. Cuando empieces a trabajar en una empresa nueva, si no conoces bien el dress code, observa cómo van vestidas el resto y hasta que no te hagas tu hueco síguelas a ellas/ellos.
  2. Recuerda que informal no equivale a dejada, desmaquillada, con ropa vieja o con el pelo sucio.
  3. Vistiendo con clásicos actualizados nunca te equivocas.
  4. Los extremos nunca son buenos, evita ir ultra fashion, que se note al menos una liviana diferencia entre tu forma de vestir para el trabajo y para tu vida social.
  5. Aunque tu trabajo sea de corte muy informal, no subestimes el poder de un blazer. Con unos vaqueros y una camiseta blanca tendrás un aspecto más profesional.
  6. Un cárdigan de punto puede suavizar tu aspecto sin perder respetabilidad.
  7. No esperes a que te lo digan, si tienes que tratar con clientes, esmérate en tu look.
  8. No dejes vislumbrar tu ropa interior.
  9. Olvídate de la mini. Si tienes las piernas “enseñables” puedes llevar la falda un poco más corta, pero nunca sobrepases los 2,5cm por encima de la rodilla.
  10. Elige prendas entalladas o ligeramente sueltas, huye de las ultraestrecheces.
  11. No enseñes demasiada piel. Dice M. Spillane, la famosa asesora de imagen, “The more skin you show, the less authority you project”. A parte de las piernas y escote, también se refiere a los brazos: una manga, aunque sea muy corta, es más apropiada que un tirante.
  12. Si no quieres aburrir al resto de personal, toma nota: los colores neutros no cansan y los planos combinan mejor con todo. Hagas lo que hagas, no te plantees un naranja butano o un amarillo chillón para el trabajo, pueden resultar cargantes en una reunión.
  13. Si quieres ganar autoridad, lleva colores oscuros o juega con los contrastes fuertes de color, descarta los estampados (sobre todo, si son enormes) y los tonos pastel resérvalos para los complementos.
  14. Si por el contrario, lo que necesitas es “ganar amigos” o influir en la gente, elige tonos medios. Los marrones, por ejemplo, inspiran seguridad y confianza.
  15. Usa complementos de calidad y nunca te pongas un taconazo que te impida andar con naturalidad.

HAZTE VALER

Una de las tendencias actuales cada vez más frecuentes, y más equivocadas que siguen muchas mujeres, es la de ir al trabajo como si fueran a la discoteca, sin tener en cuenta que sus compañeros, que son hombres, en principio están para trabajar, no para ligar.

Cuando vas vestida pidiendo guerra, a parte de estar jugándote el respeto, tampoco se lo estás poniendo nada fácil al compañero. La mayoría de ellos agradecerían que sus compañeras fueran más tapaditas a la oficina (y sus mujeres, también).

Querer llamar la atención con lo que es propaimente sexual es un error, porque desvía la atención de lo que realmente perseguimos: que se nos valore por nuestro trabajo. ¿Buscas que te miren o que te admiren? “La necesidad de recurrir a los valores sexuales es un medio para permitir que se descubran los valores de la propia persona” ahí queda éso.

Ahora que nadie se piense que hay que vestir masculina o monstruosa para no levantar pasiones. Todas sabemos que hay sutiles diferencias entre ir femenina e ir provocativa. Donna Karan nos da unos consejos para infundir respeto y autoridad en el trabajo: “Nunca vistas ni muy sexy ni muy casual, ni muy formal mi nuy vanguardista”.

La manera de hablar y de comportarse aquí cobra especial importancia. Una mujer que se pone a la altura de los hombres y dice tacos y palabrotas pensando que es la más integrada, también tiene todas las papeletas para que le pierdan el respeto. Mantenerte en tu sitio, ser discreta, no criticar a todo hijo de vecino y preservar tu intimidad de oídos ajenos te da cierto aire enigmático que nunca viene mal.

Hoy he tardado en publicar pero me siento algo inspirada…os dejo con algunos outfits de Lost in Vogue y Atlantic Pacific que a mi me han inspirado looks para ir a trabajar.

Por último, ten en cuenta que no necesitas ser una alta ejecutiva para vestir bien.

 

WS3A5415 copy SCHOOL_7 S 3 Pump-Loafers-Lostinvogue.com-10-e1326060506777 Post104_LadyLook_01 Post0037_meindots_01 HM-Elegancia-Eli-S-Lost-in-Vogue-11-e1315849348870 BASIC FINAL

 

5 Comments
  • Pilar
    octubre 29, 2014

    Me ha encantado este post! Que buenos consejos! La verdad es que muchos de ellos ya los aplico y otros aunque los intuía no los conocía pero ahora me han quedado claros! Gracias por tus consejos, además, creo que voy a recomendar este post (tu blog ya lo hago) a más de una… sobre todo a alguna de las administrativas que por temas de trabajo se relacionan con mi marido! jeje! Besos

  • Eli G
    octubre 29, 2014

    Cómo me ha gustado este post!! Por mi profesión, yo también acostumbro a tratar con bastantes hombres, e intento aplicar la mayoría de consejos que proporcionas, aunque hay algunos que has dado, en los que no había ni pensado!! Siempre me sorprendes!!
    Me encanta, también, esa vuelta a la formalidad en el trabajo. Yo siempre he ido arreglada, y lo cierto es que se nota en el trato con los demás, te respetan más. Como dice mi madre, el ir bien vestido y arreglado, es una muestra de respeto hacia los demás! Y eso me parece fantástico!!
    Gracias por las fotos que has puesto nuestras! Todo un halago aparecer en este maravilloso Blog!!
    Besitos!!!

  • Marta Hablando de estilo
    octubre 29, 2014

    Hola guapa!
    Me gusta muchísimo el post y los consejos que has dado.
    Pero qué ilusión que me hayas sacado en tu blog, muchísimas gracias!! Todo un honor.
    Un besazo 🙂

  • Picturing my day
    octubre 29, 2014

    Un post genial! Yo trabajo en una empresa bastante seria y aluciné cuando me dieron una serie de indicaciones a la hora de vestir, antes de empezar (por ejemplo, los centímetros de los tacones ). Pero considero que es muy importante tener un “saber estar” en cada situación y el trabajo es algo que debemos cuidar en todos los aspectos. Muchas gracias por recordarnos estas pequeñas grandes cosas!
    Besos!

  • Noemí Casquet
    octubre 29, 2014

    Me gusta mucho el post, sobre todo los looks. Son geniales.
    La ropa influye mucho en la seguridad y autoestima de las personas.
    Un saludo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *